Un acto de amor sincero

Cualquiera que haya ido a un recital sabe cuáles son los pasos a seguir de forma obligatoria: Salimos de nuestras casas preparados para hacer una fila larga durante horas y obtener el lugar más cercano posible al escenario.

También sabemos que, junto con otros que no conocemos, vamos a cantar los hits de nuestra banda favorita y que, después de tanta espera, volveremos a ver. Seguramente charlaremos con personas desconocidas y, por ende, formaremos parte de una mancomunidad casi perfecta, donde la empatía con el de al lado es automática.

Es un ritual. Lo sabemos y lo tenemos naturalizado. Ayer, en La Rural, pasó eso con una única (y no menor) diferencia: que no era un concierto de rock ni iba a tocar una banda, sino que fue la presentación de ‘Sinceramente’, el libro de la actual senadora Cristina Fernández de Kirchner en la 45va. Feria del Libro Internacional de Buenos Aires.

La lluvia torrencial en Capital Federal no hizo mella en el público que iba a ver y a escuchar a la ex presidenta de la Nación. Dentro de la sala Jorge Luis Borges se hicieron presentes mil personas, pero en el predio y, fuera de él, se acercaron alrededor de 20.000 que siguieron el evento a través de pantallas gigantes a pesar del mal clima.

Mientras la espera se hacía impaciente, los seguidores de la ahora escritora que lleva vendidos 200.000 ejemplares, entonaron los clásicos que suelen cantar en las marchas e hicieron la presentación de un nuevo hit: “De este 9 de mayo te vas a acordar, con Cristina te copamos La Rural”. Y así, con esa arenga y esa emoción entre los militantes cristinistas, la espera se volvió más amena.

Minutos antes de las 20hs. la presidenta de la Feria del Libro, María Teresa Carbano, junto al representante de la Editorial Sudamericana (Penguin Random House) le dio la bienvenida a Fernández de Kirchner, quien fue recibida con ovaciones y gritos de amor por parte de sus fans.

Luego de que por estos días, periodistas argentinos y del exterior declararan que no estaba bien utilizar un evento cultural de relevancia internacional para hacer “campaña política”, la actual senadora propició un discurso estrictamente referido a su libro que, por supuesto, es político pero no por ello, una propaganda electoral.

Las primeras palabras de Cristina Fernández fueron agradecimientos a la Editorial y a los miles de lectores que compraron el libro en estos tiempos difíciles. Sorpresivamente, y no tanto, también lo hizo extensivo a Alberto Fernández que, según sus propias palabras, fue quien me dio la idea de escribirlo“.

Si bien el objetivo primario de estos textos fue contar su historia [personal y política] con Néstor Kirchner, la senadora afirmó que le parecía muy básico dedicarse a escribir algo de sobre sí misma, por eso quise publicar cosas que le sirvieran a otros […] el libro, lejos de ser una confrontación, es una interpelación. Yo no creo en sociedades perfectas. Creo en un reflejo de lo que hay arriba con lo que hay abajo“.

Era imposible no hacer un análisis básico sobre la actualidad y una comparativa, casi obligatoria, con los tres gobiernos kirchneristas: Nos quieren presentar la realidad como hechos inconexos, como tormentas, pero la política y la economía no tienen esos patrones […] yo dejé un gobierno con 200.000 planes sociales y ahora están dando el doble. Mucha gente decide [en las urnas] con información que no es correcta y tampoco tiene la culpa“. Asimismo agregó, e hizo hincapié, que “es necesario un contrato social entre los argentinos y argentinas. Un contrato social responsable“.

El peronismo siempre fue sanguíneo y pasional y su rama kirchnerista no le escapa a ello. Por ese motivo, la ex mandataria recalcó que en ‘Sinceramente’ hago apelación a los hechos sociales y a los sentimientos más humanos […] quiero que este libro les sirva como una herramienta de discusión.

Sin embargo, los sentimientos también viraron para el lado del amor, no sólo el que sus fans le demuestran aún hoy con devoción, sino el que ella explicita para con su marido: Néstor no necesita que yo le dedique un libro porque él ya está en la Historia, pero decidí presentarlo hoy porque hace 44 años, en el Registro Civil de La Plata, nos casábamos.

Así finalizó la presentación de ‘El Libro’, como le dicen los militantes kirchneristas, entre llantos de emoción, manos con la V en alto, canciones a los gritos y una demostración claramente sincera por parte de aquellos que idolatran y siguen a la dirigente que quieren de nuevo en Casa Rosada.

La lluvia torrencial se convirtió en una leve llovizna. Buenos Aires permaneció húmeda, con un cielo oscuro y los focos de la calle iluminaron las sonrisas de los miles y miles de espectadores/seguidores/fanáticos/militantes que vinieron a verla a Ella. Durante la desconcentración caminaron lento y cantando “vamos a volver”. Avenida Santa Fe se convirtió en un hormiguero que continuó hacia el Metrobús y las bocas del subte. Un hormiguero feliz. Y esa alegría, que no es una revolución, genera un solo pensamiento: que no van a volver porque nunca se fueron.

Lenina Marsky
Twitter: @LauImpellizzeri

Te puede interesar

Leave a Comment