“Lilita” Carrió: Un problema que el gobierno no logra resolver

Otra vez “Lilita” Carrió es protagonista en los medios por sus polémicas declaraciones. En el oficialismo nadie se atreve siquiera a sugerirle que baje el tono, pero saben que sus dichos ayudan poco y nada en este contexto electoral desfavorable.

La última aparición (ruidosa) de Carrió se dio ayer por la noche en TN, en el programa “Ya somos grandes” conducido por Diego Leuco, donde calificó su trabajo como “un stand up”. “Yo soy una porrista porque hablo desde el alma”, remató.

La diputada aprovechó para criticar nuevamente a Jaime Duran Barba: “Yo le dije a Macri que delante de él (en referencia al asesor ecuatoriano) no hablo”. Su análisis negativo también se debe a los malos resultados obtenidos por María Eugenia Vidal en la Provincia. “Le pedí al Presidente que escuchara la posición de Salvai de haber desdoblado la elección, pero le hizo caso a Duran Barba”.

En relación a las PASO, “Lilita” aseguró que hubo “mucho trampa” “problemas de fiscalización”. En ese contexto aprovechó para acusar a Cristina Kirchner de haberle robado la elección de 2011: “Se robaron boletas y se compraron fiscales, yo mantuve la paz”.

En ese raid de acusaciones e injurias, el que también cayó en la volteada fue Roberto Lavagna, a quién Carrió tildó de “viejito”: “Lavagna aquella vez fue candidato por un acuerdo con Kirchner, Alfonsín y Moreau”.

Para culminar, aseveró que el dólar a $60 es “el dólar de Alberto Fernández” y lo acusó de querer mandarla a la cárcel: “Es la venganza de ellos. Él me quiso destruir como lo hizo con Enrique Olivera”.

Leave a Comment